Entre las ventajas que existen en cuanto al uso de vehículos híbridos y eléctricos podemos encontrar una reducción en las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, una disminución de la contaminación acústica y un enorme ahorro a la hora de cargar el vehículo respecto a lo que cuesta llenar un depósito de gasolina.