Las instalaciones fotovoltaicas para autoconsumo en hogares reducen considerablemente el consumo eléctrico de la red, evitando la dependencia total a ésta, y disminuye la volatilidad del precio de la factura.